martes, 16 de enero de 2018

Casi cien

Lucas Pratto jugará en River y se transformará en el futbolista número 99 en ponerse la camiseta de los dos equipos más grandes del fútbol argentino. El delantero disputó apenas dos partidos en Boca, donde  en total jugó veintidós minutos en el año 2009.



Por Martín Wajsbrut

Boca y River gozan de una grandeza inmensa y son clubes capaces de seducir a cualquier jugador. De esta forma, es que casi un centenar de jugadores se han puesto durante su carrera ambas camisetas. Pedro Moltedo quedó en la historia por ser el primero en jugar para ambos clubes y, como no podía ser de otra manera, su historia más que curiosa. En 1904 jugó para River como arquero y un año más tarde lo hizo para Boca, pero como delantero.

De este grupo selecto de 99 jugadores, 21 pasaron por los dos equipos cuando aún el fútbol era amateur en Argentina. El primero en hacerlo en la era profesional fue Pedro Marassi, quien jugó en River en 1931 y luego pasó por Boca en 1933, en donde sólo jugó un partido. Con el correr del tiempo, grande jugadores de todas las épocas se han visto tentados de vestir la camiseta del clásico rival y concretaron su deseo.

En 1984 se dio una de las situaciones que más marcaron la historia en cuanto a traspasos entre los gigantes de Argentina. Con Boca envuelto en severos problemas econcómicos, Oscar Ruggeri y Ricardo Gareca decidieron dejar el club para irse a jugar a River. A cambio, el Millonario le entregó a su rival a Carlos Tapia y a Julio Olarticoechea. Dos años después, el Cabezón, el Chino y el Vasco se consagrarían campeones del mundo en México, y el Tigre fue quien convirtió el gol de la clasificación ante Perú, pero al mundial no fue.


Una particularidad de los últimos jugadores que vistieron ambas camisetas es que pasaron primero por Boca y luego por River. El último jugador en hacer el camino inverso fue Jesús Méndez, que debutó en primera en el Millonario. A partir de allí, Jonatan Maidana, Jonathan Fabbro, Bruno Urribarri y Nicolás Bertolo se pusieron la camiseta de la banda roja tras haber vestido la azul y oro. Pratto será el número 99, ¿quién será el número 100?  

El regreso de un viejo conocido

Luego de ausentarse en el Torneo Clausura 2017, Team To volverá a participar del fútbol 8 de los viernes en el Apertura 2018. El equipo está en la primera categoría desde el 2015, pero todavía no pudo ser campeón.




Por Roi Waremkraut

Team To forma parte de la primera categoría del fútbol 8 de los viernes desde el 2015, cuando logró el ascenso después vencer 4-0 a La Esquina FC en el Torneo Apertura “B”. A partir de allí, participó de todos los campeonatos, hasta que se ausentó en el último Clausura de 2017 para retornar con más fuerza en este nuevo año.

Su primera actuación en la primera división de los viernes no fue muy auspiciosa. El conjunto debutante en la  categoría obtuvo la clasificación a los play off con lo justo tras finalizar séptimo en la etapa regular, pero no pudo pasar de los cuartos de final, en los que cayó 4-3 ante Isla Victoria. En el 2016 volvió a dar pelea y llegó a la misma instancia tanto en el Apertura como en el Clausura. Tuvo la mala fortuna de enfrentarse con Tony Montana FC, uno de los multicampeones de TdeA, en ambas ocasiones y no pudo llegar a las semifinales.

Esto cambió en el 2017, año en el que solo disputó el Apertura y avanzó hasta las semifinales, donde tuvo que verse las caras con el campeón, Fui a La Pelota, que lo goleó 6-1. Sin embargo, Team To se despidió con una sonrisa tras conseguir el tercer puesto en el partido contra La Isla, con un 6-3 contundente.

En el último Torneo Clausura los muchachos se tomaron un descanso y en el Apertura que viene volverán con todas las pilas para luchar por el título que, hasta ahora, les es esquivo.

domingo, 14 de enero de 2018

Derecho a la vereda de enfrente

Nery Domínguez salió campeón hace un mes en Independiente, pero su préstamo finalizó y Querétaro, club mexicano dueño de su pase, decidió volver a cederlo. Su nuevo destino: Racing Club.



Por Martín Wajsbrut

No es normal en Argentina pasar de un equipo al clásico rival en forma directa. Menos aún cuando el equipo que deja el jugador viene de salir campeón. La situación de Nery Domínguez es atípica por donde se lo mire. El volante llegó hace un año a Independiente tras tener poca continuidad en los Gallos de Querétaro. De gran pasado en Rosario Central, el club mexicano lo cedió por un año con una opción de compra de cuatro millones de dólares.  Días después de alejarse del rojo, se sumó a la pretemporada de Racing, en la vereda de enfrente.

Ya en Independiente, Domínguez fue mayor a menor. Tuvo un buen primer semestre, en donde jugó la mayor parte de los partidos y lo hizo de buena forma. En la segunda mitad del año su rendimiento fue cayendo y fue perdiendo terreno a manos de Nicolás Domingo, que había llegado para engrosar el plantel y terminó sumando más minutos que él. Su último partido fue el 10 de diciembre contra Arsenal, cuando Ariel Holan dispuso de una formación completamente alternativa porque estaba a cuatro días de la vuelta por la final de la Copa Sudamericana.

A pesar de no haber jugado lo que esperaba, el volante manifestó que su deseo era quedarse en el Rojo para disputar la Copa Libertadores, aunque los dirigentes no tramitaron siquiera una renovación de su préstamo. El desembarco del jugador en La Academia coincide con la llegada de un nuevo entrenador, quien ya lo dirigió y al que le rindió muy bien: Eduardo Coudet. El Chacho lo pidió y Nery no dudó en sumarse a Racing, que también disputará la Libertadores.


Si hay un personaje símbolo en esto de mudarse dentro de Avellaneda es José Omar Pastoriza. El Pato pasó de Racing a Independiente como jugador, y más tarde también dirigió a ambas instituciones, aunque donde quedó en la historia en ambas facetas fue en el Rojo. En los últimos años hubo varios casos que pasaron de vestir la roja a vestir la albiceleste: Martín Vitali, campeón con Racing en 2001, Damián Ledesma y Emmanuel Culio son algunos de los ejemplos. 

Pratto y Armani son los primeros refuerzos de River

Marcelo Gallardo ya cuenta con las primeras incorporaciones para el 2018. El arquero Franco Armani y el delantero Lucas Pratto se hicieron la revisión médica y en las próximas horas viajarán a Miami para sumarse a la pretemporada con el resto del plantel.


Por Roi Waremkraut

La noticia más importante para los hinchas millonarios en este nuevo año fue la renovación de Marcelo Gallardo como técnico por los próximos cuatro años, pero el muñeco firmó su contrato con la condición de que llegasen algunos refuerzos importantes. Los principales pedidos del entrenador pasaban por un arquero y un goleador de categoría, y la dirigencia cumplió. Franco Armani, proveniente de Atlético Nacional de Medellín, será el uno de River para afrontar la próxima Copa Libertadores y Lucas Pratto, que llegó del San Pablo, acompañará a Ignacio Scocco en la delantera.

Armani dejó el club colombiano donde se convirtió en ídolo tras ganar la Copa Libertadores de 2016 y tendrá la difícil tarea de ocupar un arco que no tiene dueño desde la salida de Marcelo Barovero. Augusto Batalla, hoy en Atlético Tucumán, y Germán Lux intentaron sin éxito hacerse cargo de ese lugar, pero las flojas actuaciones de ambos no los dejaron consolidarse en el puesto.

Pratto viene de tener un año intermitente en Brasil, dentro de un equipo al que no le fue bien. Sin embargo, es un centro-delantero probado que River ya buscó en otros mercados de pases y que en este momento es necesario tras las partidas de Sebastián Driussi y Lucas Alario durante el 2017. El goleador que debutó en primera con la camiseta de Boca y se consagró con la de Vélez, vuelve a Argentina con la intención de estar más cerca de su hija y tendrá que devolverle la confianza a Gallardo con goles.


Con los nuevos refuerzos, River ya cuenta con un plantel rico para afrontar las competencias de este año, pero todavía tiene más nombres en carpeta para sumar. Lucas Zelarrayán y Silvio Romero, ambos en México, son los apuntados para fortalecer el ataque y las negociaciones por ambos están en encaminadas. En defensa, Gallardo ya cuenta con Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada, que no pudieron competir en el último semestre por los dopajes positivos en la Copa Libertadores.  

Foto: infobae.com

Equipo que debuta, puede ganar

De los quince torneos que se jugaron en TdeA, en cinco los campeones fueron equipos que hacían su primera participación. Conoce sus historias y cómo llegaron a lo más alto.



Por Martín Wajsbrut

Hay equipos que precisan de un tiempo de maduración para hacer pie en los torneos. Semestre a semestre, van mejorando hasta alcanzar la gloria. En otros casos, la energía de la primera participación tiene más fuerza que cualquier otra cosa y el objetivo se termina consiguiendo en el primer intento. Esto fue lo que ocurrió con Mala Fama, Donado FC, Cardo, La Masía y Sport Omar en el Clausura 2017 de TdeA.

Mala Fama disputó el torneo de fútbol 5 que se disputó los miércoles y los domingos, y logró un récord impresionante: ganó todos los partidos que disputó. No le sacaron ni un empate en ninguna de las fechas de la primera ronda, y ya en la etapa final, le ganó a Cachorro Loco los dos partidos en cuartos de final, consiguió un triunfo trabajoso ante Los de Siempre , mejor equipo de los miércoles, en las semifinales por 11 a 9,  y debió transpirar y mucho, pero se quedó con la final 5 a 4 contra Havanet. Tuvo al goleador del torneo, que fue Cristian “Tano” Rizziano.

Donado FC jugó el torneo de fútbol 5 de los jueves y bien podría haber terminado con puntaje perfecto, pero no se presentó a jugar contra Don Lamas y dejó pasar esa oportunidad. El resto de sus compromisos los ganó y por eso clasificó primero. En cuartos de final venció justamente a Don Lamas por 10  a 4, en semis le ganó 6 a 2 a Medio Pelo, y en la final volvió a quedarse con el triunfo, esta vez con un 6 a 3 sobre Rejuntados. En la totalidad de partidos disputados, el equipo Calamar convirtió 107 goles.

Cardo llegó para disputar un torneo muy competitivo, el de fútbol 8 de los domingos. A pesar de la gran calidad de los rivales a los que enfrentó, pudo imponer su juego y quedarse con la copa. El nivel del equipo fue de menor a mayor y la primera ronda la terminó en el cuarto puesto. En cuartos de final venció a Pura Química por un claro 5 a 2, demostrando que en el mano a mano era otro equipo.  En semifinales no tuvo problemas contra El Newbery, al que goleó 8 a 1, y en la final se hizo gigante contra Carayá, golpeándolo en los momentos justos y ganándole 3 a 0. Maximiliano Vivaldi, delantero del equipo amarillo, fue el goleador del torneo.

La Masía ingresó a TdeA para jugar el torneo de fútbol 6 “B” y demostró que estaba a otro nivel que sus rivales. En la primera ronda perdió contra Parque Ramsay y no se presentó ante San José. A pesar de eso, ganó el resto de sus partidos y se clasificó primero. En cuartos le tocó su verdugo de primera ronda, Parque Ramsay, pero esta vez le ganó 10  a 6. En semifinales venció 8 a 4 a Seis Caldos y en la final se lució contra Macri Gato y lo goleó 8 a 3. Nicolás Sanz, uno de sus jugadores, fue el goleador del certamen.


Sport Omar fue otro de los equipos que estuvo cerca de ganar todo lo que jugó. Disputó el torneo de fútbol 8 “B” de los viernes y no dejó ningún punto en el camino en la primera ronda. En cuartos de final siguió con su racha arrolladora ante La Banda del Loco, equipo al que venció 7 a 0. En semis la tuvo brava ante Tony Montana, pero se terminó imponiendo por 5 a 3. Ya en la final, le tocó Pergamino, al que había goleado en la primera fase. Sin embargo, las cosas se le pusieron feas y estuvo cerca de quedarse sin nada. Finalmente, empató 1 a 1 y se quedó con la serie de los penales, en la que se lució su arquero, Gianfranco Girardi. Nahuel Ulere fue el goleador del torneo.

Va por el tetra

Fui a La Pelota ganó los últimos tres campeonatos de fútbol 8 de los viernes y buscará continuar la racha en el 2018. Conocé su historia en TdeA.



Por Roi Waremkraut

El equipo más reconocido de los viernes por la noche es, indudablemente, Fui a La Pelota. El equipo rojinegro tiene una rica tradición en TdeA y hace tres torneos que nadie le puede arrebatar el título de campeón. Sin embargo, el conjunto que hoy disfruta de los laureles tuvo que pasar por una etapa de sequía para llegar a este momento.

Después de una decepción importante en el Torneo Apertura 2015, en el que finalizó tercero en la etapa regular y quedó eliminado en cuartos de final con Puro Huevo, Fui a La Pelota llegó a todas las finales que se jugaron hasta hoy. Pero no pudo ganar todas. En el Clausura del mismo año estuvo cerca de alzar el trofeo, mas los muchachos de Tony Montana FC dieron el golpe y triunfaron 5-4. Lo mismo sucedió seis meses después, cuando ambos equipos se volvieron a ver las caras para definir el Apertura del 2016 y Tony Montana se coronaría bicampeón, esta vez con una victoria por 3-1.

Fui a La Pelota no se dio por vencido, volvió a dar batalla en el Clausura y tuvo su premio. Tras finalizar tercero en la primera parte del certamen, el rojinegro tuvo una nueva oportunidad contra su verdugo de las finales previas y esta vez le torció el brazo. El resultado fue 2 a 0 y se desató el festejo que hace rato estaba ahogado en las gargantas de los jugadores.

A partir de allí, el trofeo de los viernes por la noche siempre estuvo en manos de Fui a La Pelota. En el 2017 se lo quisieron arrebatar Sisi FC, en el Apertura, y El Ñupi, en el Clausura; pero el primero cayó 3-1 y el segundo 4-1.


Está claro que los pibes del rojinegro quieren defender la posición que lograron con sangre, sudor y lágrimas; y tendrá que llegar un equipo con la templanza y la lucha que ellos supieron tener para arrebatarles el título. 

lunes, 8 de enero de 2018

Argentina y los antecedentes con sus rivales

El seleccionado nacional compartirá en Rusia 2018 el grupo D con Croacia y Nigeria, equipos a los que ya enfrentará en campeonatos mundiales, y con Islandia, que hará su debut absoluto en la competencia.



Por Martín Wajsbrut

No es el grupo de la muerte, pero está claro que no se puede subestimar a los rivales de Argentina en el mundial de Rusia 2018. A pesar de que el equipo de Jorge Sampaoli es el claro favorito para ganar el grupo, no se espera que ninguno de sus rivales sea fácil de superar. Croacia tiene en su filas jugadores de primer nivel, Islandia demostró en la Eurocopa y en las eliminatorias que sabe lo quiere, y Nigeria viene de derrotar a la selección en un amistoso.

El primer rival será Islandia, en lo que será su primer partido en la historia de los mundiales. Tampoco existieron enfrentamientos por otras competencias oficiales ni por amistosos. Una situación muy parecida vivió la selección en Brasil 2014, cuando arrancó su participación contra Bosnia-Herzegovina, que estaba viviendo su debut en los mundiales. El antecedente es positivo, ya que el equipo entonces dirigido por Alejandro Sabella se impuso 2 a 1, con un gol en contra y otro de Lionel Messi.

El segundo rival será Croacia. Más allá de que la actuación en las eliminatorias no fue la deseada y debió acceder a través del repechaje, instancia en la que venció a Grecia, el elenco europeo tiene jugadores de primer nivel y es un rival de temer. Justamente fue en su primera participación en un mundial, en la que se enfrentó a Argentina. Por el tercer partido de la primera ronda de Francia 1998, fue la albiceleste la que se quedó con el triunfo por 1 a 0, con gol de Mauricio Pineda. Luego, los croatas llegarían hasta semifinales del torneo y se quedarían con el tercer puesto.

Nigeria, tercer rival, se transformó en un clásico de las primeras rondas. Las águilas verdes clasificaron a su sexto mundial, y por quinta vez se enfrentarán a Argentina en esta instancia. En todas las ocasiones anteriores se llevaron una derrota, aunque el último 14 de noviembre pudo imponerse por 4 a 2 en un amistoso, tras arrancar perdiendo 2 a 0. En Brasil 2014, también se enfrentaron en la última fecha y terminaron siendo los dos equipos que pasaron de fase.


En Estados Unidos ganó Argentina 2 a 1 con dos goles de Claudio Paul Caniggia, aunque el partido es más recordado porque fue el que terminó arrojando el doping positivo de Diego Maradona. Luego, llegaron dos triunfos por la ventaja mínima: en Corea Japón 2002, en donde el autor del gol de Gabriel Batistuta, y en Sudáfrica 2010, en donde el que festejó fue Gabriel Heinze. Finalmente, en el último mundial el resultado fue de 3 a 2, con dos goles de Lionel Messi y uno de Marcos Rojo.